“Si bien el tema general de todo el libro es la repetición, bajo la forma del doble o de la estructura narrativa en espejo, hay algo que también insiste en cada relato, y es que, pese a esta lógica abusiva de lo mismo, dado una y otra vez, también está la posibilidad de que, en ese mundo de duplicados, no haya otra cosa que una terrible soledad. Sucede así con el primer cuento, ‘Salón des refusés’, en donde una lectora sufre por la muerte de su escritor preferido y el narrador, directamente interrumpiendo el desarrollo vital y sentimental de esta pérdida, aparece sólo con el objetivo de negar lo que está pasando y volver a contarlo.” [Sigue leyendo]

 

Radar Libros/Página 12 (Argentina), noviembre de 2018.